• Himnos de Honduras

  • Canciones Folkloricas

  • Poesias

  • Honor a mi Patria

  • Explicacion del Himno

  Himno a Lempira


Letra: Luís Andrés Zúñiga

Música: Francisco R Díaz Zelaya


Coro

Hondureño en épica lira

Y en estrofas de magno fulgor

Entonemos un himno a lempira

Al patriota de heroico valor.


 Solo

Gran caudillo de huestes bravías

Nuestros valles y agrestes montañas

Contemplaron sus rudas hazañas

Por ser libre por siempre luchó.

Semidiós en su afán libertario

El fue grande, con toda grandeza

El fue puro, con toda pureza

Y a la patria su vida ofrendó.


Invencible, soberbio, grandioso

De alma audaz y de cuerpo de acero

Para herir al temible guerrero

Fue precisa la odiosa traición.

Y sin lucha valiente y sin gloria

Al caudillo por fin derribaron

Más los andes nevosos temblaron

Al caer en el gran congolòn

  Himno a la Madre


Letra Augusto C Cuello

Música: Rafael Coello Ramos


Coro

En el nombre de madre se encierra

La más alta expresión del amor

Porque no puede haber en la tierra

Una imagen más clara de dios


Solo

Cundo abrimos los ojos inquietos

Al primer resplandor de la vida

Es su pálida faz conmovida

Nuestra dulce y primera visión

Y al entrar al ignoto camino

A su sombra benéfica y santa

Cada espina que hirió nuestra planta

La convierten sus manos en flor.


Madre que eres consuelo en el llanto

La esperanza y la fe del camino

Árbol bueno que da al peregrino

El descanso, el abrigo y la paz.


Santifica tu amor de tal modo

Que dios mismo al morir torturado

Sublimó su martirio sagrado

Con tu beso postrero en su faz.


Como un culto hoy honduras consagra

A tu gloria inmortal este día

Madre que eres el bien, la alegría,

El amparo, la luz y el perdón.

Que tu excelsa virtud traspasando

El misterio de edades remotas

Se dilata en las cálidas notas

Que palpitan en esta canción 

  Himno a Morazán


Letra: Froilán Turcios

Música: Francisco R Díaz Zelaya


Mágica rima de bronce que cante

La maravilla de tu épica historia

Sobre las cumbres mi musa levante

El fabuloso esplendor de tu gloria .


Que tu figura se encienda en la llama

Que irradien las albas de nácar y oro

Himno solemne pregone tu fama

Vibre en los aires tu nombre sonoro .


Solo1

Eco de amor de los altos confines

Queda vagando en los verdes pinares

Lloran tu muerte los claro clarines

Y en su profundo responso los mares

Incilta musa de arcanos acentos

De tu renombre destierra el olvido

Flota el ideal de la unión en los vientos

Cual pabellón al futuro tendido .


Quien tu figura no ciñe de flores

Pase tu numen venciendo vestiglos

Cual sol sin ocaso de vivos fulgores

Sobre el eterno rodar de los siglos .


Patria saludo al heroico guerrero

Himnos eleva de luz y victoria

Ama el sublime fulgor de su acero

Pon en su frente el laurel de la gloria


Himno de Honduras

Autor:

Letra:         Augusto C. Coello

Música: Carlos Harthling

Año: 1915


Coro

Tu bandera es un lampo de cielo

por un bloque de nieve cruzado;

y se ven en su fondo sagrado

cinco estrellas de pálido azul;

en tu emblema, que un mar rumoroso

con sus ondas bravías escuda,

de un volcán, tras la cima desnuda

hay un astro de nítida luz.


Solo

Por guardar ese emblema divino

marcharemos¡Oh patria!a la muerte;

generosa será nuestra suerte

si morimos pensando en tu amor.

Defendiendo tu santa bandera,

y en tus pliegues gloriosos cubiertos,

serán muchos, Honduras, tus muertos,

pero todos caerán con honor.



Himno al Pino

L .Luís Andrés Zúniga

M .Rafael Coello Ramos


Coro

Viva el Pino por siempre en la tierra

Que benigna la vida nos dio

Y por siempre se muestra imponente

A los besos radiantes del sol.

Viva el pino color de esmeralda

Con su suave y melifluo rumor

Que después de arrullar nuestra cuna

Con amor nuestra infancia arrulló


Solo

Es bendita la sombra insegura

Que en las ásperas sendas regó

Y es bendito su tronco que abrigo

Compasivo brindó al viajador .

Su madera olorosa es bendita

Como el suelo que diòle calor

Pues palacios y chozas y templos

Con sus fibras el hombre formó

Nuestra tierra su vida y la nuestra

Paralelas y a un tiempo creó .

Nuestro hogar su existencia recuerda

Y los campos los llena de olor .

Su madera la estufa alimenta

Crepitando en un trémulo son.

Y entre tablas de pino es que llevan

Nuestro cuerpo ya muerto al panteón


Himno a Cabañas


Coro

Cual marciales clarines de oro

Y estadillos de roncos cañones,

Entonemos un canto sonoro

Al gallardo  de nuestras legiones.

Al que supo trazarse caminos

Por montañas abruptas airoso

Al que absorto miraron los pinos

Aún vencido, salir victorioso.


Solo

Gloria, gloria, al invicto Cabañas

Simbolismos grandiosos de honor,

Con su espada grabó en las montañas

La leyenda de heroico valor.

Su deidad fue soberbia en la guerra

Y en la paz, sin igual beatitud;

Fue el laurel y olivo en la tierra

Y en la historia fanal de virtud.


 Solo

Hoy la patria su nombre atesora

Como gema  de intenso fulgor;

Nuestro pueblo orgulloso lo adora

Y le brinda laureles de amor.

Porque fue tan egririo soldado  

Como noble patriota también

Manos puras llevó por honrado

Con su gloria al seráfico edén.

Adelante selección

L y M: Manuel Castillo Girón

Jesús de Otoró – Intibuca


Adelante selección adelante selección

Pongan garra y corazón entusiasmo y dedición

Luchen luchen sin cesar con arrojo y con valor


Que al final de la jornada la victoria nos habrá de sonreír


Que a la patria enaltezcan sus triunfos


Y que honduras se llene de orgullo


Nuestra enseña orgullosa flamee


nuestro himno se entone con grabo .


-hablado-

Hoy honduras siempre honduras

Por honduras a luchar adelante pues muchachos

Con coraje de catrachos

Por honduras a triunfar honduras

Honduras , honduras , honduras .

Que hoy todos los hondureños

Orgullosos nos sintamos

Y con todas nuestras fuerzas

A una sola voz digamos ¿viva Honduras, viva Honduras


¿viva nuestra selección

Himno al Nino


Hoy cantamos el himno del niño

Celebremos la fecha inmortal

Nuestra Patria se siente orgullosa

Toda Honduras así cantará


I

Son los niños que harán de esta tierra

Grande Patria de orgullo y de honor

Son los niños promesa de Honduras

Centinelas de mucho valor


Hoy cantamos el himno del niño...


II

El estudio, el trabajo busquemos

Para ser hombres libres de verdad

Pido a Dios nos ilumine por siempre

Para hallar esa paz y libertad


Hoy cantamos el himno del niño...


III

Apoyemos al niño hondureño

Bien sabemos que es nuestro deber

Ese niño que forja su mente

En las aulas llevando el saber


Hoy cantamos el himno del niño...

Himno a jose cecilio del Valle

Letra: Victor F. Ardón

Música: Rafael Coello Ramos


Gloria al hombre que tuvo por lema

lo más grande en el mundo el saber,

y llevando el estudio por tema

vio su viña mental florecer

Gloria a quien fue baluarte en la lidia

por la humana conquista del bien

y aplastando a su paso la envidia

llevó fresco el laurel en la sien.


De la historia, en la cima es un

cedro

fue su sueño la patria ensanchar,

pues el dijo soñaba San Pedro

y así como también sé soñar

Y con pluma inmortal su palabra

en los gastos istmeños grabó

como quien en un culto consagra

Centro América libre escribió.


Gloria a ti inmortal Sabio Valle

sea tu nombre nuestro áureo blasón

nuestra voz para tí no desmaye,

vibre siempre cual esta canción.

Sea tu escuela ejemplar nuestra escuela,

Oh maestro de excelsa deidad

y una senda propicia tu estela

que nos lleve a encontrar la verdad.

 


Tan limpio que andaba

Que ayer me mudé,

Buscando a pitero

Todo me enlodé


Còjalo còjalo,

Allí se metió

Que no se me vaya

Ese hermoso pitero


Se metió en el monte

Lo busco con luz

Y sale  pitero

Diciendo ay Jesús


Pitero está gordo

PA, alivio de males

Y salen diez pesos

De nacatamales.


Ùchu campirana,

Uchù fantasía

Atrápenlo duro

De la rabadilla, (bis).


Al indio le gusta

El maíz doradito,

Pero más le gusta

El pitero bien frito


Al indio le gusta

El maíz amarillo

Pero más le gusta

El pitero tordillo


Pa alivio de males

Señores les fió,

Quien quiera comerse

Un tamal de pitero.

Tamal de pitero

No lo como yo

Porque mi abuelita

De eso murió.


 

De los caballitos que trajo tu tío

Ninguno te gusta sólo aquel tordillo,

Hazte para acá, hazte para allá,

Que este caballito no lo monto yo


Ay barreño si  ay barreño no,

Ay barreño dueño de mi corazón.


Papeles de china papeles morados.

Que trabajo tienen los enamorados

Pasan en la puerta con la boca abierta

Mostrándole a todos los dientes

Pelados


Ay barreño si ay barreño no

Ay barreño dueño de mi corazón,.


Tìrame una lima , tirame un limón ,

Tìrame las llaves ,de tu corazón ,

¡ay barreño sí,(bis)


Por aquí pasó un lechero

Con su canterito e bronce

Y a todos les va diciendo;

Muchachos ya son las once.

Por aquí paso un lechero

Con su cantarito e plata

Y a todos les va diciendo;

Esta leche a mi me mata.


Por aquí paso un conejo

Con el sombrero en la mano

Y nunca quiso aprenderse

Este baile del barreño.

 


(L y M) Rafael Manzanares


Como yo conozco el mundo

Y cualquiera doy razón

Hoy a todos les pregunto

Si conocen mi nación .

Donde están las más famosas

Bellas ruinas de Copan

Donde es que ay ríos que arrastran

Oro puro y sin rival.


En Honduras , Honduras ,……(bis)

Noble cuna de Francisco Morazán.


Donde es que hay lluvia de peces

Cuál milagro celestial?

Dónde está una virgencita ,

Madre y reina nacional .


Dónde han visto una  bandera

Recordándonos la unión

Dónde hay tierra para todos

Los que quieran trabajar.


En Honduras , Honduras ,

Noble cuna de Francisco Morazán


Donde es que aman la s mujeres ,

Y se dan de corazón

Dónde hay hombre que se

Entregan para siempre a una mujer .


En Honduras ,Honduras,

Noble cuna de Francisco Morazán


 

A la orilla del rió verbena de marome ,

Flores de mime ,tengo sembrado ,

Azafrán y canela de marome ,

Flores de mimé , pimienta y clavo.


En la falda de la montaña de marome ,

Flores de mimé , están sembrando ,

Un yucal un cañal y canela de marome ,

Flores de mime y maíz morado .


Cuando quiero cantarle a mi chata

De marome flores de mime , con mi guitarra,

Ensillo mi caballo plateado , de marome

Flores de mime y voy montado.



Naranja dulce

Limón partido

Dame un abrazo

Que yo te pido.


Si fueran falsos

mis juramentos

en poco tiempo

se olvidarán .


toca la marcha

mi pecho llora

adiós señora

yo ya me voy .


Soy forastero vengo a pasear

Quiero   saber  como es la ciudad

Traigo a juliana , mi compañera

Traigo arrocito de mi    arrozal .


Soy forastero de las montañas ,

Tengo maizales y un frijolar

Y mi champita  que es de manaca

Quedó solita en el cafetal .


Pero  ¡!ay Jesús! Que van a decir

Si pierdo mi champa me voy a morir

Pues yo no sé , me pongo a pensar

Si roban mis tierras no puedo comprar .


Por los domingos al descansar

Llamo a mis perros voy a cazar

cazo piteros también garrobos

Que son muy buenos  para engordar .


Así es mi vida

Solo trabajo sin descansar

Con mi machete un burrado

Espero el invierno para cosechar

Pero   ¡ ay Jesús ¡ que van a decir (bis).


Yo te quiero y te ensalzo ,bien mió

Tu miradas me han robado el alma

Me has quitado hasta la ultima calma ,

Yo no se si será la ilusión .


Tus ojitos llorar no sabían

Y hora lloran con tanta amargura

El llorar les parece locura ,

Llora ,llora con ciega pasión .


BOMBA

EL: Las piñas en el piñal

De maduras se pasan

Así te pasará a vos

Si tu mama no te casa .


ELLA: si mi mama no meay casa

es porque no meay convinido

sino no me caso con vos ,

no es de tu cuenta ,metido.


SOS un ángel , SOS un estrea

SOS un ángel , SOS una rosa ,

Yo te pido la mano PA esposa

En que seya en el último adiós


Yo te canto a la luz de la luna

Vida mía ,con ciega pasión

Este canto son las tristes quejas

De mi adolorido corazón .


Yo te quiero y te canto, bien mió ,

Tus ojitos me roban la calma ,

Yo te llevo grabada en el alma

Mensamente como una ilusión

 


negrita para amarte , nació mi corazón (bis )

y si sabes sentir y si sabes amar ,

si tienes corazón ,acuérdate de mi


candù, candù candù . 3 veces


yo vi .un puñal agudo dirigido para mí,(bis)

por una linda joven ,(bis)

que con mis ojos vì


candù candù candù 3veces


me voy andar el mundo

no solo por andar,(bis)

soy gallito y tengo espuelas (bis)

y donde quiera puedo cantar .




negrita si me queres no lo des a conocer (bis)

que la gente de este pueblo (bis)

hasta paga por saber ;


candù candù candù ,(bis).


Con esta me despido y adiós

Porque me voy (bis)

Que sólo yo en tus brazos (bis)

Podré tener quietud ,

Candù ,candù, candù (bis)




Arroz con leche

Me quiero cazar

Con una viudita

De la capital .


Que sepa coser

Que sepa bordar

Que ponga la mesa

En su santo lugar .


Yo soy la viudita

La hija del rey

Me quiero casar

Y no hallo con quién .


Contigo si

Contigo no

Contigo mi vida

Me casaré yo .



Parindé titirigüi,

parindé trimanagé,

toma kiotuche, la cuadrine

titirigüi, trimanagé.

Apipirindonga

Apipiriyoro

Pluplú,pluplú, plupluplupluplú


Yo soy el indio gualcinse,

que vengu de tierra fría,

con mi cacaste en el lomu,

y muchas cositas dentru


También yo traigo a mi negra

A pasearlu por la fiesta

Le compru medio de atole

Al uso del español


Mañana que yo me vaya

El cacaste dejaré

Y las cositas te encargo

Negrita, olorosa a té



Yo soy el indio Gualcinse

Que viene de tierra fría

con mi cacaste en el lomo

y este rimero e' tortillas

A la canenú, canenú

Cane, cane nú


Dicis que ya no me quieres

porque no te truje nada

Aquí te truje estos caites

y este rimero e' tortillas

A la canenú, canenú

Cane, cane, nú





L Lola  Nobilia Plaza

M Augusto Vega


¿bandera de la raza simbólica bandera


Izada por dos manos halada de mujer,


Revives el milagro de las tres carabelas


Y anuncias hoy la aurora de un nuevo amanecer.




Yo inculcare a mis hijos , amor a ti , bandera


Que evocas con tus cruces la hazaña de Colón ,


Yo inculcaré a mis hijos que el sol que en ti fulgura


Es símbolo radiante de paz y abnegación




Por ellos  por mis hijos , yo te saludo insignia


Simbólica bandera que admiro con amor


Salve, símbolo augusto de paz y de concordia

Salve, bandera excelsa del capitán Camblor


Oración del Hondureño

Bendiga Dios la prodiga tierra en que nací!


Fecunden el sol y las lluvias sus campos labrantíos; florezcan sus industrias y todas sus riquezas emplendan bajo su cielo de zafiro. Mi corazón y mi pensamiento, en una sola voluntad, exaltarán su nombre, en un constante esfuerzo por su cultura. Número en acción en la conquista de sus altos valores morales, actor permanente de la paz y del trabajo, me sumaré a sus energías; y en el hogar, en la sociedad o en los negocios públicos, en cualquier aspecto de mi destino, siempre tendré presente mi obligación ineludible de contribuir a la gloria de Honduras.


Huiré del alcohol y del juego, y de todo cuanto pueda disminuir mi personalidad, para merecer el honor de mejorar entre sus hijos mejores. Respetaré sus símbolos eternos y la memoria de sus próceres admirando a sus hombre ilustres y a todos los que sobresalgan por enaltecerla.


Y no olvidaré jamás que mi primer deber será, en todo tiempo, defender con valor su soberanía, su integridad territorial, su dignidad de nación independiente; prefiriendo morir mil veces antes que ver profanado su suelo, roto su escudo, vencido su brillante pabellón.


Bendiga Dios la prodiga tierra en que nací! Libre y civilizada, agrande su poder en los tiempos y brille su nombre en las amplias conquistas de la justicia y del derecho.


(Froylan Turcios)



Autor: Augusto C. Coello E.


Oh! Bandera esplendorosa, Oh! Bandera Sacrosanta… Cuando subes lentamente, Cuando subes majestuosa sobre el asta y a los besos aromados de la brisa, te despliegas como un ala que se tiende bajo el cielo, temblorosa y agitada, me imagino que de pronto en un ímpetu iniciaras la parábola de un vuelo milagroso por la comba inmensa y diáfana, y me finjo que es tu vuelo como el vuelo azul de un águila sobre nieves sempiternas Sobre cumbres milenarias que los siglos, que los siglos y la nieve hicieron blanca.


Tú has cruzado los caminos de los astros aclamada por las hurras de las épicas legiones el estrépito feral de la batalla, el canglor de la victoria y los aurcas estridencias de la fama….


Tú has cruzado los caminos de los astros a los vientos de la guerra desplegada. por las manos del epónimo caudillo, que en las gestas legendarias a galope victorioso por las cumbres o las fértiles cañadas, frente al pasmo de los siglos escribiera, con los rayos de su espada, la epopeya resonante de la Gloria, la epopeya de la Gloria y de la Patria.


Te conocen las auroras sonrosadas, cuando en éxodos errantes por los riscos y los páramos ondeabas, cobijando las cabezas de los héroes que en falanges apretadas y sonámbulos de sueños imprecisos, con al planta ensangrentada iban siempre tras la Tierra Prometida en la inútil ansiedad de su esperanza.


En los rojos mediodías a través de las ciudades domeñadas, por las calles tumultuosas bajo de arcos y guirnaldas, al estruendo de las vivas y el clamor de las campanas, por las calles tumultuosas triunfalmente desfilabas… en los rojos mediodías, que el incendio de los soles abrillantan resaltaban los colores, tus estrellas, del combate entre las rojas llamaradas.


Y te han visto los crepúsculos dolientes, de la noche frente al ara, tras el termino sangriento de la lucha despiadada. con los pliegues desgarrados desmayada y macilenta sobre el asta, como garza dormecida que ha ocultado al cabeza bajo el al.


Y al cuajarse sobre el campo los crespones de la noche densa y vasta, te han dorado los reflejos mortecinos de las trágicas ciudades incendiadas.


Cuántas veces, cuántas veces de retorno hacia la Patria, todavía tembloroso y anhelante pleno el pecho de nostalgia escrutando el horizonte, en los ojos puesta el alma, tras el límite indeciso de la tierra tras el límite ondulante de las aguas con las ansias ardorosas de un amante te buscaba…


Y envocando tus colores en mi cálido espejismo no atinaba, presintiéndote a lo lejos, si era el cielo con el mar, a la distancia confundidos, o eras tú, Bandera mía, que en la playa como madre que amorosa aguardaba al hijo, me esperabas.


Oh! Bandera esplendorosa. Mi Bandera azul y blanco! Cuando subes lentamente, Cuando subes majestuosa sobre el asta, y a los besos aromados de la brisa te despliegas como un ala que se tiene bajo el cielo, temblorosa y agitada.


Cómo ansío en mis anhelos fervorosos que a los vientos desplegada en tu vuelo infinito, en tu vuelo prodigioso te elevaras tras las cúspides más altas de la Gloria, tras las cumbres más radiosas de la fama



Coro

Tu bandera es un lampo de cielo

por un bloque de nieve cruzado;

y se ven en su fondo sagrado

cinco estrellas de pálido azul;

en tu emblema, que un mar rumoroso

con sus ondas bravías escuda,

de un volcán, tras la cima desnuda,

hay un astro de nítida luz.


I estrofa

India virgen y hermosa dormías

de tus mares al canto sonoro,

cuando echada en tus cuencas de oro

el audaz navegante te halló;

y al mirar tu belleza extasiado,

al influjo ideal de tu encanto,

la orla azul de tu espléndido manto

con su beso de amor consagró.


II estrofa


De un país donde el sol se levanta,

más allá del Atlante azulado,

aquel hombre que te había soñado

Y en tu busca a la mar se lanzó

Cuando erguiste la pálida frente,

en la viva ansiedad de tu anhelo,

bajo el dombo gentil de tu cielo

ya flotaba un extraño pendón.



III estrofa

Era inútil que el indio tu amado

se aprestara a la lucha con ira,

porque envuelto en su sangre Lempira,

en la noche profunda se hundió;

y de la épica hazaña, en memoria,

la leyenda tan sólo ha guardado

de un sepulcro el lugar ignorado

y el severo perfil de un peñón.


IV estrofa


Por tres siglos tus hijos oyeron

el mandato imperioso del amo;

por tres siglos tu inútil reclamo

en la atmósfera azul se perdió;

pero un día de gloria tu oído

percibió, poderoso y distante,

que allá lejos, por sobre el Atlante,

indignado rugía un león.


V estrofa


Era Francia, la libre, la heroica,

que en su sueño de siglos dormida

despertaba iracunda a la vida

al reclamo viril de Dantón:

Era Francia, que enviaba a la muerte

la cabeza del Rey consagrado,

y que alzaba soberbia a su lado,

el altar de la diosa razón.


VI estrofa


Tú también, ¡oh mi patria!, te alzaste

de tu sueño servil y profundo;

tú también enseñastes al mundo

destrozado el infame eslabón.

Y en tu suelo bendito, tras la alta

cabellera de monte salvaje,

como un ave de negro plumaje,

la colonia fugaz se perdió.


VII estrofa


Por guardar ese emblema divino

marcharemos, ¡oh patria!, a la muerte;

generosa será nuestra suerte

si morimos pensando en tu amor.

Defendiendo tu santa bandera,

y en sus pliegues gloriosos cubiertos,

serán muchos, Honduras, tus muertos,

¡pero todos caerán con honor!


El coro es una evocación descriptiva de la bandera y el Escudo Nacional, que se repite para demostrar adoración a esas dos grandes expresiones de la vida pasada, presente y futura de la patria.

Las voces constituyen desde la primera hasta la sexta estrofa, una aliación en orden cronológico de los principales hechos y fenómenos históricos comenzando con la existencia precolombina y terminando con la organización del estado libre soberano e independiente. La estrofa séptima es un llamamiento cívico, una voz de alerta a todos los hondureños como lógica conclusión de todo lo expuesto en las mencionadas estrofas.

Coro

Imagina a la bandera como un resplandor de cielo, que está cruzado por una franja blanca simbólica de paz, serenidad y pureza, que debe haber y sobresalir en el espíritu de los hondureños. Las cinco estrellas sirven para recordar que los estados centroamericanos formaron y han de formar una sola patria, fuerte, rica, y respetada.

El emblema es el escudo con la leyenda: República de Honduras, libre, soberana e independiente, 15 de septiembre de 1821, escrita en el óvalo.**El mar embravecido representa los dos océanos que bañan y protegen las costas hondureñas. El volcán viene a ser el territorio nacional protegido por esos dos mares. Sobre el volcán nace y resplandece el sol, que en tiempos pasados era imagen de adoración para los aborígenes como punto central del Universo.


Primera estrofa

Como una india virgen y hermosa personifica a Honduras, virgen porque en su suelo no haba puesto la planta ningún hombre extrao. Cerrados sus ojos a la luz de la civilización europea, arrullada por el incesante rumor de sus mares y hechada en actitud de largo reposo, con sus riquezas amontonadas alrededor, así estaba la india al hallarla Cristóbal Colón en el año de 1502.

El descubrimiento de tanta belleza natural, acaso inesperada, produjo admiración y embeleso en el espíritu de Coln.


Segunda estrofa

Cristobal Colón había concebido la existencia de otras tierras que ensancharan al mundo hasta entonces conocido por los europeos. Firme en su concepción y después de marchas fatigosas a través de Portugal y España venciendo muchas dificultades y realizando grandes esfuerzos en varios años pudo preparar la primera expedición y se aventuró a navegar por el océano Atlántico, sin detenerse hasta encontrar la tierra presentida.

En el cuarto y último viaje, Colón descubrió a Honduras, tomando posesión del territorio en nombre de los reyes españoles, Fernando e Isabel el 17 de agosto del mismo año de 1502. Regresó a España dejando iniciados los dominios de ella en el nuevo territorio que por lo tanto fue llamado Hibueras por eso cuando la india que personificaba a Honduras, despertó y levantó su frente, notó con asombro e inquietud, que flameaba la bandera española como señal de hallazgo de Colón en la tierra que tuvo esa suerte como corazón histórico.


Tercera estrofa

Al hallazgo siguió la ocupación y a ésta el ejercicio del dominio. Para realizar la ocupación vinieron los conquistadores que penetraron al territorio por diversos rumbos. Era natural que los nativos opusieran resistencia valiéndose de todas sus facultades materiales y morales. Llegó el año de 1537. Todo el país estaba sometido por los conquistadores, había sido vencida la gente de ``Copantl''. Faltaban las tribus aguerridas de Cerquín, que arreglaron sus decidencias y se unieron frente al enemigo común, reuniendo un gran ejército que pusieron bajo el mando de Lempira.

Dispuesto a la defensa de sus lares Lempira estableció su campamento en las alturas de Congolón, Coyucotena y Piedra Parada que corresponde al municipio de Erandique. El gobernador Francisco de Montejo, mandó al capitán Alonso de Cáceres con los individuos disponibles para someter a Lempira. Este no aceptó la excitativa de sumisión y obediencia que le dirigieron aquellos por medio de unos comisionados especiales. Irritado Cáceres acudió al medio deshonroso de la traición: uno de los emisarios que mandó con bandera blanca, al estar a corta distancia de Lempira, disparó su arcabuz, hiriendo en la frente al héroe que rodó por la pendiente pedregosa.

Con la muerte de Lempira quedó implantado el dominio en forma de coloniaje, pues amedrentados los indios con la muerte de su jefe, se dieron por vencidos del todo. Y así fue inútil que aquel hombre ejemplar ofrendara su sangre generosa en la defensa por la libertad de su pueblo.


Cuarta estrofa

Tres siglos duró la dominación española. Durante ese tiempo, los nativos servían y obedecían en verdadera esclavitud, a los señores y autoridades coloniales, en nombre del Rey. Las ansias de libertad hervían en los espíritus oprimidos y las demostraciones por gozar de ese derecho esencial e inherente al hombre para que tenga responsabilidad se perdían en el viento.

Al fin los hijos grandes del pueblo sometido a la servidumbre del colonizaje, oyeron el eco del estruendo que producía el movimiento revolucionario que había más allá del Océano Atlántico.


Quinta estrofa

Era el nacimiento político de Francia en 1789, para establecer como regla de gobierno y de organización social posible, la voluntad del pueblo a base de reconocimiento de los derechos de Libertad, Igualdad y Fraternidad en oposición del absolutismo de los reyes, del clero y de los nobles señores, lo cual era un violento despertar a la nueva vida. Uno de los campeones de aquel movimiento formidable era Jorge Jacobo Dantón, orador y estadista que pretendiendo moderar la situación creada por el terror de 1793, fue decapitado al año siguiente.

El Rey Luis XVI era débil ante el poderío de sus ministros, de la nobleza y del clero, que se oponían a las reformas políticas y sociales en beneficio para el pueblo. Por eso y en vista que intentó salir de Francia aquel Rey fue condenado a muerte como reo, de los delitos de conspiración contra la libertad y atentados contra la seguridad del Estado. En ese tiempo se estableció la obligación general de rendir culto a la razón que fue elevada a la categoría de diosa de los franceses.


Sexta estrofa

Así como Francia nuestra patria sacudió la servidumbre y se presentó ante los países civilizados sin las cadenas que lo ataban y que rompió con la proclamación de la Independencia el 15 de Septiembre de 1821, para darse personalidad en el mundo. Los pliegos que contenían esa proclama llegaron a Tegucigalpa en la tarde del 28 de septiembre.

Y del suelo bendito de Honduras, aquella tarde inolvidable, tras la cima de aquellos cerros y montañas, coronadas con nubes que se confunden con los bosques rápidamente desapareció la dominación española, a manera de un ave negra y dañina que se perdiese en el horizonte.


Séptima estrofa

Porque Honduras sea siempre y en todas circunstancias libre, soberana e independiente sus hijos le juramos emplear todos los recursos y fuerzas de que disponemos, unidos esforzados y leales en la idea, el sentimiento y la voluntad y declaremos que luminoso y feliz será el destino si la muerte nos halla con el pensamiento puesto en la Patria demostrando que el amor de ella está por sobre todas las cosas.

Y por la defensa de la Bandera Nacional, que para nosotros es santa porque encierra la dignidad colectiva, y de presentar en todo el momento el triunfo y la grandeza de la paz y la guerra morirán al pie de ella, como leones, a millares, en terrible combate, todos los hondureños que sean necesarios, dejando en los sucesores en la sangre y el espíritu, modelos de honor que sabrán imitar dignamente.